PASTEL DE PATATAS Y ESPINACAS

Ingredientes ecológicos para 3/4 personas:

  • 6 patatas medianas
  • 1 kg. de espinacas
  • 3 ó 4 tomatitos cherry
  • 6 dientes de ajo
  • 2 cucharadas de pimentón dulce
  • Pimienta molida al gusto
  • Nuez moscada
  • 1/2 cucharadita de orégano molido
  • Sal marina de proximidad o sal del Himalaya
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Agua alcalina o de manantial

 

 

Preparación:

Lava y corta los tomatitos cherry por la mitad y ponlos a macerar con aceite, sal, pimienta y 1/2 cucharada de orégano. Lava y cuece las patatas enteras con su piel en agua alcalina con sal. Lava, trocea las espinacas, ponlas en cazuela y cuécelas durante aproximadamente 3 minutos a fuego lento y sin añadir agua para que se cuezan en su propio jugo. Mientras tanto, pela los dientes de ajo, trocéalos y rehógalos en una sartén en la que habrás vertido 125 cl de aceite de oliva para conseguir un sofrito ligero. Añade las dos cucharadas de pimentón dulce, rehógalo todo rápidamente y retíralo del fuego para que el pimentón no se queme ni amargue. Escurre bien las espinacas, mézclalas con 1/4 del sofrito y manténlas calientes. Pela las patatas ya cocidas, cháfalas hasta conseguir una pasta, añade una pizca de nuez moscada rallada al momento o en polvo, rectifica la sal, espolvorea la pimienta al gusto y mézclalas bien con el resto del sofrito. Pon la pasta en una sartén en la que habrás puesto una pizca de aceite, dale la forma de un pastel y dora el pastel por ambos lados hasta que ambos lados adquieran un punto crujiente. Dispón el pastel en un plato llano, vierte las espinacas sobre él, adórnalo con los tomates cherry macerados y sírvelo caliente.

TRUCO:

Puedes comerlo tal cual o acompañarlo con tu salsa preferida.

 

 

Anuncios